El tren acaba de llegar

 Fuera hace una temperatura agradable. El suelo aún está mojado por la débil lluvia que apenas ha dejado de caer en la ciudad y una suave brisa recorre cada uno de los recovecos del andén. El tren ha recorrido miles de kilómetros. En ese viaje han volado las risas y las lágrimas, los abrazos y las ausencias. Lo vivido, entre luces y sombras, jalona cada una de las estaciones visitadas en estos años de trasiego. Pongo mi pie izquierdo en el suelo y comienzo a andar por esta tercera estación. ¿Me acompañan?

3 comentarios en “El tren acaba de llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s