Ayer y hoy

Nada vuelve. Todo cambia. Lo que fue ayer ya no es hoy, es otra cosa. El sol nunca ilumina del mismo modo, ni las olas son las mismas, ni el viento. Ni yo, ni él, nadie.

Nosotros tampoco somos los mismos. Nuestros yos de ayer son pasado que hay que dejar atrás. El hoy nos engulle y debemos remar a su abrigo. Los anclajes en puertos lejanos solo permiten que la marea de los recuerdos te golpee y aturda contra el muro del dolor.

Icemos velas y aprovechemos el viento a favor, incluso si el viento es en contra busquemos navegar en su dirección. Nunca sabemos que nos vamos a encontrar. Aquel que decide no navegar se queda en la isla del olvido.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s