Todo es blanco

Cierro los ojos, no veo nada. Solo escucho rumores y ruidos ajenos. Mi mente se queda en blanco y llega algo parecido a lo que pudiera ser la paz. Me esfuerzo en que el desagradable ir y venir de sonidos extraños no ocupen mis pensamientos.  El ruido se va diluyendo y ya no escucho nada.

Estamos solos, ellos y yo.

No hay nada que me golpee compulsivamente. Ahora todo es blanco y vuelven a mi mente sonidos limpios y puros que me generan placer, el simple placer de escucharlos y perderme entre ellos. Nada más me acompaña. Es un día cualquiera. El ruido se ha diluido y ya no escucho nada. Cierro los ojos, veo todo blanco y una dulce melodía me acompaña.

Esto deber ser la paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s