Días de silencio

 La vida y la muerte van unidas. Las separa una delgadísima línea que no está trazada pero que te puede atravesar en una décima de segundo. Una decisión, solo una decisión. Alargar tu siesta, acortar una charla, entretenerte con el móvil o en el aseo y ¡zas! Te ha tocado.

Hoy escribo estas palabras con el dolor de saber que cinco personas anónimas perdieron la vida en un lugar en el que yo estuve entre cinco y diez minutos antes. La víctima, la vida anónima perdida bien pudo ser la mía si mis quehaceres en esa fatídica tarde me hubieran retenido en casa unos instantes más, solo unos instantes más.

No somos nada.

D.E.P. y fuerza a esas familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s