Aires y años, años con aire

De treinta a cuarenta van diez. Súmale uno y te pones en cuarenta, más ese uno, claro. Llenos de aires,  esos años. Limpios y puros. Algunos. Cargados. Otros. Diez años pasaron como uno, a veces. Eternos, como veinte, otros tantos. Faltos de aire. Calma chicha. Chicha sin calma. Llenos de polvo, los aires. Huracanados, terriblemente duros. Dulces también. De ese cuarenta más uno hasta no sabemos donde. Con vientos favorables, sutiles, renovados. Por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s