Espirales

 Las espirales siempre acaban. Por muy fino que sea tu lápiz y delicado tu trazo siempre llega el final. Ese último punto de grafito en el que ya no queda más espacio por recorrer. Bueno sí. Algo queda. La punta gastada del lápiz, y tu mano. Queda tu cerebro que manda.

En él están las respuestas. Él decide chocar una y otra vez con el final de tus espirales o decidir esbozar otros trazos. Rectos, torcidos, gruesos, delgados… ¡Qué más da como sea el nuevo dibujo! El caso es ese.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s