El mar del norte

Llegué herido a ese mar.

Me lancé al vacío de sus olas.

Busqué su fuerza para borrar mi rabia.

Golpeé mi cuerpo contra la arena.

Dejé que su sal curase mis heridas.

Abandoné mis pensamientos en una taberna lejana.

Conduje por carreteras olvidadas.

Me perdí para volver a encontrarme.

Vislumbré mi norte que vino del sur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s