Para vivir

Para vivir necesito tener la mirada limpia, las manos llenas de vida y una vela que encender todas las noches.

Una casa llena de luz, con ventanas, muchas ventanas por donde pase el aire y se lleve lo malo, que remueva lo regular y deje lo bueno. El aire es muy inteligente.

Además, un bolígrafo azul y una libreta en blanco para dejar que vuelen las palabras, los dibujos o la nada.

Para vivir necesito tocar, acariciar y besar. Rozar la piel que deseo, erizar su vello y morder. También es necesario morder.

Algunas plantas que regar todos los días, plantas que a veces se pongan mustias y que otras, resplandezcan. Plantas a las que les hable todos los días y les pida su mejor fruto.

A veces no hacer nada. Poner música triste y cerrar los ojos. Callarme, escuchar el silencio o los gritos de algún niño, algún vecinillo que viva despreocupado.

¡Mancharme de harina! ¡Eso me encanta! Llenarme las manos de harina y amasar un ratito mientras escucho mi viejo disco de Concha Martínez Piquer. ¡Qué placer!

Para vivir necesito estar vivo y querer estarlo. Mirarme todos los días y darme besos. Escribir cosas bonitas en ese espejo y escuchar música, más música, esta vez alegre.

Necesito tantas cosas, o quizás sean pocas. No sé.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s